domingo, 25 de abril de 2010

EL PASEO DE LOS FLAMENCOS ROSAS

A Eliezer Nieves, profesor de Interpretación Ambiental, RESERVA XXX

Por Pedro Taveras (pjtaveras@hotmail.com)(1)
Fotos Eliezer Nieves

La Reserva de la Biosfera Ría Celestun junto a la Reserva de la Biosfera Ría Lagarto, son de los lugares donde se concentran más flamencos rosa de la nación mexicana, localizadas ambas reservas en la península Yucatán, específicamente en la costa del Golfo de México.

Estas hermosas aves, que anidan y se alimentan en estas reservas; contrastan con el verde selvático, combinándose con todas las tonalidades del azul y complementando su color rosado pálido, otras veces cuasi rojo, con el color de la Artemia salina; son escoltas silenciosas de la naturaleza..

El flamenco, como ave migratoria, no es de aquí ni de allá y tiene curiosos comportamientos. Los podemos ver a lo largo de las rías, los encontré en estas coordenadas: en el trecho o duna costera que va desde El Cuyo a Las Coloradas, igual desde este lugar a Río Lagarto el principal pueblo de la reserva Ría Lagarto; y si te vas para San Felipe, también los verás. Miles son los migratorios, los cuales pueden llegar augustos; en un año pueden aparecer 20,000 como también 40,000 como vinieron a la coordenadas geográficas: 20 53 56 n y 90 20 46 W o al El Peten de los Flamencos: 20 52 39 N y 90 21 17 W.

Esas aves celestiales, a lo lejos, ante la limitada vista de los humanos, semejan rosas sobre las aguas grises y verdosas, egregios y serenos sobre las aguas quietas del estero, son motivo de visitación de miles de personas que compran la vista de tan colorido ambiente, generando fuentes de ingresos para los involucrados en conservar tan preciado recurso, haciendo de los colores también recursos económicos.

Alex, es el guía, es un interprete ambiental de mucha formación, nativo de Celestun, ejemplo digno de un profesional en la materia, cuya universidad ha sido la propia realidad y el amor por ésta, la Ría Celestun; conciente de que tiene mucho que aportar a la conservación de los recursos naturales de esta Reserva de la Biosfera, nos acompañó como intérprete gracias a la gestión del profesor de Interpretación Ambiental doctor Eliezer Nieves, un hijo de Puerto Rico.

¿Interpretación Ambiental? ¿Qué es la interpretación ambiental?

Según Sam H. Ham, uno de los más grandes exponentes en la materia, nos dice que fue Freeman Tilden en 1957 quien define la interpretación ambiental como “Una actividad educacional que aspira a revelar los significados y las relaciones por medio del uso de objetos originales, a través de experiencias de primera mano, y por medios ilustrativos en lugar de simplemente comunicar información literal” (2)

Para San H. Ham “La interpretación ambiental involucra la traducción del lenguaje técnico de una ciencia natural o área relacionada en términos e ideas que las personas en general, que no son científicos, puedan entender fácilmente, e implica hacerlo de forma que sea entretenido e interesante para ellos” (3)

Alex nos dijo muchas cosas y más que decirnos cosas sobre los flamencos, se adueñó del grupo Reserva XXX por dos horas: entre tantas cosas que disfrutamos están estas notas sueltas de las cosas que decía:

“Cuando los flamencos erizan sus plumas lo hacen como expresión de agresividad entre ellos. Ellos se pelean entre si, pero no se lesionan por la conformación de sus picos.

“Su color es por la edad y por la alimentación en base a organismos pequeños de color rojo y la Artemia salina que también es roja”.

“Son simétricos: su cuello y las patas son del mismo largo y el cuello y las patas son juntas del mismo largo que las alas abiertas”.

“Pueden llegar a Celestun hasta 60,000 flamencos en la temporada de noviembre a febrero”.

Según cuenta Alex, en el año 2008 llegaron unos 52,000, provocando que se vieran poco en el resto de la península. En esta temporada llegan de todas partes, principalmente del Caribe y el resto de la península; la isla de Cuba es el lugar que últimamente están frecuentando más.

La población en general de flamenco rosado es de unos 70,000 aproximadamente, según la charla de Alex.

“No ven lo que comen -dice Alex- tienen un mecanismo de introducir su pico en el agua con fango, tomando el fango y la lengua se encarga de expulsar el fango quedándose con la presa que ingesta de manera deliciosa”

“En Celestun y Ría Lagarto la gente estuvo cazándolos para comer o coger los huevos que se vendían en poblaciones cercanas, llegando a quedar tan solo una población de 6,000 unidades”.

Ante la pregunta de por qué algunos se mantienen con la cabeza en alto, mientras otros las introducen en el agua, nos respondió:

“Los que quedan con las cabezas en alto son los centinelas, están para anunciar el peligro”. La respuesta quedó ilustrada cuando una embarcación imprudente se acercó al grupo, muchos estaban buscando su comida, con sus cabezas zambullidas durante alrededor de 30 segundos, mientras los que estaban lejos de la lancha tenían sus cabezas levantadas.

Hubo preguntas, comentarios y también explicaciones de los participantes sobre autoprotección de la población de flamencos, pero sólo reproducimos las intervenciones de Alex:

“Ponen un huevo por año y su cría la alimentan como hacen los pingüinos y las palomas por ‘Sangre de Buche’ es la leche de las aves y se trata de una hormona prolactina. La madre y el padre producen “leche” para su cría”, explica el interprete.

Los flamencos son polígamos, porque cambian mucho de pareja, pero que durante acompañan a su pareja son responsables y fieles hasta que sus crías están fortalecidas. “-Más que polígamos practican la monogamia sucesiva”, interrumpió quien suscribe.

“Tienen un cuerpo de nodrizas, que pueden ser machos o hembras, cuya función es proteger y enseñar a los pequeños, que no es tarea de los padres.” Se dice que hay nodrizas que han puesto huevos, aunque es poco común.

“Su promedio de existencia está entre los 25 a 30 años de vida libre y en cautiverio podrían vivir entre 35 a 40 años”, asegura Alex.

Mientras el excelente y chévere profesor retomaba la magistral dirección del grupo, las dos lanchas se movían en dirección contraria a los flamencos; a pocos minutos y sobre el agua quieta, estos desaparecían, quedando sólo el horizonte…


(1) El autor es egresado de Reserva XXX, miembro del Ministerio de Medio Ambiente de La República Dominicana..
(2) Citado por Sam H. H Ham en su libro Interpretación Ambiental Una Guía Práctica para Gente con Grandes Ideas y Presupuestos Pequeños. Publicado por la Universidad de Idaho, Moscow, Estados Unidos, 1992

(3) Ibídem.


La grandeza de un hombre en un grano de maíz

Por Pedro Taveras
Fidel Castro en sus reflexiones del 30 de abril de presente año, al escribir sobre el tema energético y las amenazas de transgresiones ecológicas y hambrunas que implicaría producir biocombustible de manera masiva para satisfacer el consumo de los países ricos, a partir de la caña de azúcar y otros alimentos, hace referencia al trabajo de cortar la caña manualmente, para destacar la cantidad de energía humana necesaria para producir el combustible.
Basándose en fuentes brasileñas (país que se prepara para la gran producción de etanol a partir de la caña de azúcar), Castro dice que para cortar 12 toneladas de dicha gramínea, cantidad ideal para que un picador pueda obtener la ganancia de su manutención, el picador tiene que someterse a unas 36,630 flexiones de piernas, caminar 800 tramos con cargas y desplazarse unos 8,800 metros en horario de las 8:00 de la mañana a 5:00 de la tarde.
Con estos datos el polémico líder cubano nos conceptualiza la energía humana como la capacidad que tiene la especie para realizar un trabajo, cuestionando de esta manera la cantidad de energía necesaria para la producción a gran escala del etanol, descalificándole como combustible alternativo, por lo insustentable desde el punto de vista humano y ecológica.
La energía a emplear en cantidad e intensidad produciría un impacto en lo ambiental y en lo económico perjudicial para la especie humana.
En este artículo lo que más puede impresionar a un ciudadano común fuera de Cuba, es saber que Fidel cortaba caña y no de manera simbólica.
El líder cubano, quien a temprana edad se perfiló como lo que es, contando con 44 años y en medio de la efervescencia revolucionaria, dirigía, ocupando la primera línea del frente, la batalla para cumplir con la zafra de los 10 millones de toneladas del dulce en 1970.
Para la época se escuchaba decir que el rebelde verde olivo cortaba caña, las opiniones contrarias siempre lo negaban y argumentaban que se trataba de actitudes publicitarias, no se admitía que hacía un trabajo productivo de manera cotidiana: "...desde temprano”, "durante cuatro horas" el ídolo de los revolucionarios del mundo trabajaba para la zafra, hasta que dejó de hacerlo porque sufrió una herida en un pie cuando con un afilado machete cortó hasta su bota por accidente.
Fidel ofrece este testimonio para explicar lo agotador que es cortar caña, aun teniendo todas las facilidades que no tenían otros, tales como que le afilaran el machete, tener almuerzo y un lugar para descansar.
Al decir estas cosas, Fidel distrae a cualquiera y, lejos del lector prestar atención al problema energético, le pone a pensar en la aptitud moral del revolucionario.
Así es la grandeza humana.
Su testimonio es estremecedor ante la conciencia de un mundo lleno de vanidad.
- "Fidel corta caña", decía papá.
- “mentira, ese es un doble, como se pervierten ustedes…", decía mi tío cura.
39 años más tarde de creer en las palabras de papá, leo lo que dice Fidel, al querer decirnos otras cosas: "yo personalmente he cortado caña no pocas veces por deber moral, igual que otros compañeros dirigentes del país. Y agrega: "Recuerdo el mes de agosto de 1969. Escogí un lugar próximo a la capital. Me movía bien temprano cada mañana hacia allí… No cesaba de cortar un minuto durante cuatro horas consecutivas… Ni una vez dejé de producir un mínimo de 3.4 toneladas diarias”.
Fidel admite que fue un cortador con mucha ayuda: "alguien se encargaba de afilar el machete ... luego me bañaba, almorzaba sosegadamente y descansaba en un lugar muy próximo - y termina diciendo, como si se tratara de un ciudadano cualquiera: "detuve aquel esfuerzo personal cuando me ocasioné una herida en el pie izquierdo. El afilado machete había penetrado en la bota protectora". (Reflexiones del 30 de abril de 2007, publicadas por Granma Internacional, versión digital)
Se trata del hombre del Moncada, el sobreviviente del Granma y el protagonista de la crisis de los misiles, al principio de la década del 60; cuando la tensión de guerra nos acercó a la real amenaza de la desaparición de la especie humana por la hecatombe nuclear, según los expertos.
Ese líder se corto un pie, en el momento en que cortaba caña. Un líder mundial cortaba caña.
“Fidel corta caña”, decía papa y yo lo cría con apenas 10 años.
Mi papá y yo no conocíamos que toda la grandeza del mundo cabe en un grano de maíz, como sentenció Martí.
pjtaveras@hotmail.com