domingo, 4 de septiembre de 2011

VIII Convención Internacional sobre Medio Ambiente y Desarrollo

Por Pedro Taveras  

La VIII Convención Internacional sobre Medio Ambiente y Desarrollo, que se llevó a cabo en el Palacio de Convenciones de la ciudad de La Habana del 3 al 8 de julio del presente año, congregó a más de mil representantes de 35 países del mundo, entre los que se encontraban ministros, viceministros, secretarios de Estado, directores, técnicos, dirigentes comunitarios y otros profesionales vinculados a los  temas sobre medioambiente y desarrollo sostenible de nuestras naciones.

Los cubanos estuvieron representados por José Ramón Fernández, Ulises Rosales del Toro, Guillermo García Frías, vicepresidentes del Consejo de Ministros;  por   técnicos y representantes de comunidades del entorno de las áreas protegidas.

En el marco del evento, que tuvo como lema “Por el respeto y los derechos de nuestra Tierra”, una veintena de países presentaron exposiciones orales y]o carteles. Además, se realizaron varios congresos y una serie de actividades paralelas, entre las que podemos mencionar: el  VII Congreso de Áreas Protegidas,  el VIII Congreso de Educación Ambiental, V Congreso de Gestión Ambiental, el II Congreso de Cambio Climático, el III Congreso Ecosistemas y Biodiversidad; el  Coloquio sobre Evaluación de Peligro, Vulnerabilidad y Riesgos;  el II Coloquio de Derecho y Justicia Ambiental; y el II Coloquio de Ordenamiento Ambiental del Territorio.

Fue motivadora la participación de las máximas autoridades de Medio Ambiente de Angola, Bolivia, Panamá y República Dominicana y de  destacadas figuras de las Naciones Unidas, quienes intervinieron con declaraciones sobre el lanzamiento regional para América Latina de la Década de Naciones Unidas sobre Biodiversidad y Observancia de la Década de Naciones Unidas para Desiertos y Lucha contra la Desertificación.

Dentro de las personalidades de las Naciones Unidas  se encontraban el  señor Luc Gnacadja, Secretario Ejecutivo de la Convención de Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación, quien días después se trasladó a la República Dominicana para impartir una conferencia magistral sobre El Estado Actual de la Desertificación a Nivel Mundial y conocer los logros del Programa Frontera Verde. 

También se encontraba el señor Ahmed Djoghlaf, Secretario Ejecutivo de la Convención sobre Diversidad Biológica. Ambos ofrecieron magistrales conferencias. Asimismo participaron los Ministros de Cuba, República Dominicana, Guatemala, El Salvador, Bolivia y Venezuela, quienes presidieron el panel de Altas Autoridades de Medio Ambiente de Latinoamérica.

Cabe destacar la participación de la República Dominicana, representada por el doctor Jaime David Fernández, Ministro de Ambiente de entonces, quien puntualizó sobre la necesidad de que todos los países profundicen y amplíen  aspectos fundamentales con relación al Medio Ambiente y el desarrollo de nuestras naciones,  aspectos que ya  han sido priorizados en el país caribeño, como:

    1-  La presentación del Corredor Biológico en el Caribe como alianza estratégica entre Cuba, República Dominicana y Haití,  con la participación de Puerto Rico, Guadalupe y Martinica, bajo el lema de que la biodiversidad no tiene fronteras políticas, ejecutándose con técnicos y fondos propios, siguiendo la lógica de la cooperación Sur -Sur.
2-    El proyecto de reingeniería de las áreas protegidas para desarrollar las potencialidades de las mismas, uso público con la participación de las comunidades del entorno.
3-    La mitigación de las especies exóticas invasoras que ahora son una amenaza, a lo que llamó “colonialismo botánico” para lo cual se ha formado el banco de semillas endémicas y nativas que  crea una cultura de la biodiversidad.
4-    El trabajo en las áreas costeras marinas y aguas dulces con la colaboración de técnicos cubanos y universidades extranjeras.
5-    El involucramiento del gobierno central, municipal y las comunidades en la gestión de las áreas protegidas con la colaboración de organismos de cooperación internacional, incluyendo los Gobiernos de Estados Unidos, España y Noruega. (1)

 Algunos de estos temas fueron recogidos como tópicos, recomendaciones y conclusiones de la Convención, según la relatoría de los diferentes eventos de la Convención.

El VII Congreso de Áreas Protegidas

En cada congreso y coloquio se trataron temas de suma pertinencia para la vida de nuestro planeta. Dedicamos mayor atención al VII Congreso de Áreas Protegidas, ya que en éste  estuvimos en  muchas de las presentaciones orales, y en múltiples actividades, que incluyeron tres conferencias magistrales y presentaciones con carteles.

Para tener una idea más amplia del congreso se planificaron o programaron unas 176 actividades de las cuales se realizaron unas 93 exposiciones orales, 57 en carteles y tres conferencias magistrales con los temas: Las Áreas Protegidas del mundo: Su contribución para enfrentar el cambio climático (Protected Areas of the world: their contribution in addressing climate change),  por Nikita Lopoukhine, de Canadá; El Sistema Nacional de Áreas Protegidas de Cuba, por Maritza García; y Conservación de la Naturaleza: Nuevos Paradigmas, Nuevas Herramientas, Viejos y Nuevos Retos, por José L. Gerhartz Muro. WWF, Cuba. 

En este Congreso se desarrollaron las siguientes temáticas: Gestión del Patrimonio Natural, donde Cuba presentó unos 4 trabajos y  EE, UU, Argentina,  Brasil, y República Dominicana uno por  país; con  el tema de Las Comunidades en Áreas Protegidas, Brasil presentó 13, seguido por Cuba con 12, luego por México con 9, Venezuela con 4; España y Colombia con 1 cada uno. La Conservación de Ecosistemas, Hábitats y Especies Marinas, donde la isla más grande del Caribe, preparó la presentación de unos 6 trabajos, EE.UU y México 1 por país. Con el tema de la Conservación de Ecosistemas, Hábitats y Especies Terrestres, Cuba presentó 7 trabajos, seguido por México con 3, Guatemala, Uruguay, Colombia y Brasil uno por país y con el tema de Turismo y Uso Público, Brasil presento 5, seguido por México con 3 y Cuba 2, Colombia, EEUU y Venezuela presentaron uno por país.

El tema más tratado entre los expositores fue La Planificación en Las Áreas Protegidas, Brasil  participó con 15, seguido por Cuba con 9, México 3 y Colombia 2; Alemania, EEUU, Uruguay y Venezuela con un trabajo  cada país.

En resumen, Cuba fue el país que presentó más trabajos en este congreso, con un total de 32 exposiciones, seguido por Brasil con 28, luego México con 16, Colombia con 5, Venezuela con 5, EEUU con 3 Argentina y Uruguay con 2 cada uno y España, Guatemala, Perú, Alemania, Dominicana con uno por país; de las tres conferencias magistrales Cuba 2 y Canadá 1.

En cuanto a las exposiciones temporales (carteles), la presentación por países siguió liderado por Cuba con 38 presentaciones, Brasil 12, Venezuela, México y Perú una por país (2).

Según la relatoría del evento se hizo más énfasis en:

1.     Respetar las culturas de las comunidades que se encuentran en el entorno de las áreas protegidas.
2.     La reforestación y valoración del bosque de manglar. Las especies marinas, sobre todo los mamíferos.
3.     Uso de las energías renovables y reducción de emisiones de efecto invernadero.
4.     El papel de las áreas protegidas  y los efectos del cambio climático.
5.     La capacitación de los técnicos en la valoración económica de las áreas protegidas y manejo de los sistemas información geográfica  (3).
Entre las recomendaciones de este congreso, se enfatizó y consideró como indispensable profundizar en:
1.     Capacitación de los gestores de las áreas protegidas en el manejo de la geomática y los sistemas de información geográfica.
2.     El  estudio de la fauna y flora exótica con el propósito de tener control efectivo de las mismas. (4)

Los convocados volverán a sesionar en la capital cubana dentro de dos años, con la utopía de que un mundo mejor es posible.


(1) Intervención  Jaime David Fernández Mirabal, Ministro de Medio Ambiente de la República Dominicana. Notas de PT.
(2) VIII Convención Internacional sobre Medio Ambiente y Derecho, Programa General. Impresión Palacio de las Convenciones, La Habana, 2011. De la pág.  40 a la 75
(3) Intervención Clausura de Maritza García, Presidenta del Congreso. Notas de PT
(4) Intervención de Juan Mario Martínez, Secretario Ejecutivo de la VIII Convención Internacional sobre Medio Ambiente y Desarrollo. Notas de PT.

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante

La grandeza de un hombre en un grano de maíz

Por Pedro Taveras
Fidel Castro en sus reflexiones del 30 de abril de presente año, al escribir sobre el tema energético y las amenazas de transgresiones ecológicas y hambrunas que implicaría producir biocombustible de manera masiva para satisfacer el consumo de los países ricos, a partir de la caña de azúcar y otros alimentos, hace referencia al trabajo de cortar la caña manualmente, para destacar la cantidad de energía humana necesaria para producir el combustible.
Basándose en fuentes brasileñas (país que se prepara para la gran producción de etanol a partir de la caña de azúcar), Castro dice que para cortar 12 toneladas de dicha gramínea, cantidad ideal para que un picador pueda obtener la ganancia de su manutención, el picador tiene que someterse a unas 36,630 flexiones de piernas, caminar 800 tramos con cargas y desplazarse unos 8,800 metros en horario de las 8:00 de la mañana a 5:00 de la tarde.
Con estos datos el polémico líder cubano nos conceptualiza la energía humana como la capacidad que tiene la especie para realizar un trabajo, cuestionando de esta manera la cantidad de energía necesaria para la producción a gran escala del etanol, descalificándole como combustible alternativo, por lo insustentable desde el punto de vista humano y ecológica.
La energía a emplear en cantidad e intensidad produciría un impacto en lo ambiental y en lo económico perjudicial para la especie humana.
En este artículo lo que más puede impresionar a un ciudadano común fuera de Cuba, es saber que Fidel cortaba caña y no de manera simbólica.
El líder cubano, quien a temprana edad se perfiló como lo que es, contando con 44 años y en medio de la efervescencia revolucionaria, dirigía, ocupando la primera línea del frente, la batalla para cumplir con la zafra de los 10 millones de toneladas del dulce en 1970.
Para la época se escuchaba decir que el rebelde verde olivo cortaba caña, las opiniones contrarias siempre lo negaban y argumentaban que se trataba de actitudes publicitarias, no se admitía que hacía un trabajo productivo de manera cotidiana: "...desde temprano”, "durante cuatro horas" el ídolo de los revolucionarios del mundo trabajaba para la zafra, hasta que dejó de hacerlo porque sufrió una herida en un pie cuando con un afilado machete cortó hasta su bota por accidente.
Fidel ofrece este testimonio para explicar lo agotador que es cortar caña, aun teniendo todas las facilidades que no tenían otros, tales como que le afilaran el machete, tener almuerzo y un lugar para descansar.
Al decir estas cosas, Fidel distrae a cualquiera y, lejos del lector prestar atención al problema energético, le pone a pensar en la aptitud moral del revolucionario.
Así es la grandeza humana.
Su testimonio es estremecedor ante la conciencia de un mundo lleno de vanidad.
- "Fidel corta caña", decía papá.
- “mentira, ese es un doble, como se pervierten ustedes…", decía mi tío cura.
39 años más tarde de creer en las palabras de papá, leo lo que dice Fidel, al querer decirnos otras cosas: "yo personalmente he cortado caña no pocas veces por deber moral, igual que otros compañeros dirigentes del país. Y agrega: "Recuerdo el mes de agosto de 1969. Escogí un lugar próximo a la capital. Me movía bien temprano cada mañana hacia allí… No cesaba de cortar un minuto durante cuatro horas consecutivas… Ni una vez dejé de producir un mínimo de 3.4 toneladas diarias”.
Fidel admite que fue un cortador con mucha ayuda: "alguien se encargaba de afilar el machete ... luego me bañaba, almorzaba sosegadamente y descansaba en un lugar muy próximo - y termina diciendo, como si se tratara de un ciudadano cualquiera: "detuve aquel esfuerzo personal cuando me ocasioné una herida en el pie izquierdo. El afilado machete había penetrado en la bota protectora". (Reflexiones del 30 de abril de 2007, publicadas por Granma Internacional, versión digital)
Se trata del hombre del Moncada, el sobreviviente del Granma y el protagonista de la crisis de los misiles, al principio de la década del 60; cuando la tensión de guerra nos acercó a la real amenaza de la desaparición de la especie humana por la hecatombe nuclear, según los expertos.
Ese líder se corto un pie, en el momento en que cortaba caña. Un líder mundial cortaba caña.
“Fidel corta caña”, decía papa y yo lo cría con apenas 10 años.
Mi papá y yo no conocíamos que toda la grandeza del mundo cabe en un grano de maíz, como sentenció Martí.
pjtaveras@hotmail.com